CLUB PESCASUB ALMERÍA
 CLUB PESCASUB ALMERÍA

TERESA  ALCÁNTARA

      En ésta ocasión tenemos la suerte de presentaros a Teresa Alcántara, joven promesa de la pesca submarina Andaluza.  Su pasión por la pesca submarina recorre literalmente sus venas.   Hija de uno de  los mejores pescadores Andalces,  Luis Alcántara, ahora es ella quien sigue los pasos de su padre. Desde nuestro Club le deseamos toda la suerte del mundo, muchas gracias por dedicarnos la entrevista.  

 

Nacida en Andalucía rodeada de grandes pescadores,  tu padre, Luis Alcántara, varias veces campeón de Andalucía y tu tío Jesús, ¿han sido tu inspiración iniciarte en este deporte?

 

 La verdad es que sí, las figuras de mi padre y mi tío han sido fundamentales para mí. Soy una enamorada del mar desde que tengo uso de razón, toda mi vida, mi infancia, ha girado en torno al mar. Mi padre me enseñó a nadar cuando todavía no caminaba y la pesca submarina ha sido y sigue siendo algo que siempre ha formado parte del día a día en mi familia.

 

 Cuéntanos como empiezan tus primeros pasos en la pesca submarina...

 

    En realidad, ha sido algo reciente. Siempre me ha encantado el mar y desde pequeña he acompañado a mi padre y mi tío cuando planteaban jornadas a nado. Hace un par de años, me inicié en el buceo y estuve trabajando en un centro de buceo a cambio de formación. Pero el detonante que hizo que empezase a pescar sucedió el pasado verano, 2017, cuando mi padre sufrió un accidente en bicicleta y se fracturó la clavícula. Fue entonces cuando adaptó un fusil con unas gomas blandas para que yo pudiese cargarlo y estuvimos todo el verano yendo juntos.  Le ayudaba a ponerse la chaqueta y le cargaba el fusil para que él pudiera pescar. Pero cada vez me costaba más trabajo devolverle el fusil, teniéndolo en mis manos sentía que quería utilizarlo yo… Y a finales de Agosto, Jesús Castillo me ofreció participar con él en el campeonato de Andalucía por equipos. Gracias a eso me saqué la licencia de pesca y empecé a entrenar. Así que se podría decir que pescando llevo muy muy poquito, desde Octubre de 2017.

 ¿Cuánto tiempo llevas pensando en competir?

    

    La decisión de competir no ha sido algo planeado. Ya te digo, el primer campeonato en el que participé fué algo que hicimos por diversión y porque de alguna forma u otra, yo  había sentido curiosidad por saber cómo era vivir un campeonato desde dentro. Y bueno, cuando empecé a entrenar, la idea de participar fue algo que asumimos que sucedería si realmente me sentía preparada para cuando llegase el momento.

 

Llevamos un par de años seguidos donde se están celebrando competiciones nacionales femeninas y echábamos en falta la presencia de una chica andaluza… ¿Cómo has visto desde casa estas competiciones? Te animas este año a ir al nacional?

 

    Si te soy sincera, no supe que existía modalidad femenina hasta el verano 2017. He estado viviendo fuera varios años y eso me ha hecho estar un poco desconectada de este mundo. Pero cuando descubrí que las chicas estaban empezando a participar de forma oficial, sentí ese gusanillo de que me encantaría estar ahí.

 

  ¿Quién o quiénes son tus compañeros de pesca?, ¿cómo desarrolláis vuestras jornadas?

 

     Bueno, como ya sabes, mi maestro es mi padre. De él estoy aprendiendo todo lo que sé hasta ahora y en nuestras jornadas de entrenamiento me da mucha caña, cosa que me motiva y me impulsa a seguir queriendo mejorar. Generalmente salimos mucho a nado, para un principiante la profundidad no es una prioridad, recuerdo que Juan Fuentes una vez me dijo que “a pescar se aprende en un metro”, así que solemos salir nadando y estamos entre unas dos y cinco horas, dependiendo del tiempo que tengamos y las condiciones del agua. Pero si hablamos de “compañero de pesca” como tal, debo mencionar a Jesús Castillo, que como he comentado anteriormente, fue el que me ofreció participar en mi primer campeonato a pesar de saber que yo nunca había cogido un fusil y, desde entonces, hemos hecho equipo. Le conozco desde pequeña y le considero parte de mi familia. Él me está ayudando muchísimo a progresar, me incluye en todo y me lleva a todas partes. Además vive mis progresos con la misma ilusión que yo o incluso más, es un apoyo emocional enorme. A él también le debo el haberme metido tan de lleno en este deporte.

 ¿Cuántos días a la semana puedes dedicar a pescar? ¿Haces algún otro deporte?

 

      Intento ir al agua lo máximo que puedo, suelo ir una media de unos dos o tres días por semana, dependiendo del tiempo y del trabajo. Pero en mis días libres, si se puede, ir a pescar es una de mis prioridades. Los días que no pesco voy al gimnasio y entreno una media de una o dos horas, soy bastante estricta en mi rutina de entrenamiento y en mi alimentación porque estar en forma me ayuda a poder sentirme cómoda en el agua.

 

Hay chicas que dejan de iniciarse en este deporte porque ven como inconveniente el poder cargar el fusil, y quizá por desconocimiento a resolver este problema no se atrevan a iniciarse en este deporte. ¿Qué puedes contarnos al respecto y qué le dirías a estas chicas?

 

      Bueno, el tema del fusil es algo que puede parecer más complicado de lo que realmente es. Mi fusil está adaptado con unas gomas más blanditas para que yo pueda cargarlo. Creo que nosotras, si queremos ser partícipes de este deporte, tan sólo debemos adaptar el material a nuestras necesidades y capacidades. Al final, todos hacemos pequeños cambios y arreglos en nuestro equipo para poder estar lo más cómodos posible en el agua.

 

     ¿Cuáles son tus técnicas preferidas y que especie te gusta más pescar?

 

           Aún no tengo nada definido, teniendo en cuenta que hace muy poco que empecé. De momento disfruto por igual de todo lo que hacemos, la pesca de agujero, las esperas… no podría decantarme por nada en particular. Y lo mismo sucede con las especies, creo que cada especie requiere una técnica diferente así que por ahora todo me supone un nuevo aprendizaje.

 

 ¿Cuál es tu zona habitual de entrenamiento?

 

   Normalmente entreno en la Herradura o en Cabopino (Málaga), sobre todo por cuestión de cercanía. Además, esas zonas van bien para lo que de momento necesito que es aprender y perfeccionar.

 

¿Qué le dirías a una chica para que se iniciara en este deporte?

 

      A cualquier persona que sienta curiosidad por este deporte, ya sea chica o chico, le diría que nada es imposible, estamos acostumbrados a crecer en una sociedad en la cual se nos inculcan prejuicios y roles diferenciados por el sexo a través de mensajes subliminales con los que se nos bombardean por todas partes… cine, programas de televisión, incluso dentro de nuestras familias. Asumimos que por ser mujeres hay cosas que no van con nosotras o que no somos capaces de hacer. Considero que es una cuestión de actitud, al fin y al cabo, somos nosotros mismos como individuos los que nos marcamos nuestros propios límites hacia lo que somos o no somos capaces de hacer.

 ¿A qué parte del equipo le das más importancia?

       Supongo que todo en su conjunto es igual de importante. Sí que he notado una diferencia abismal al cambiar de aletas… Hasta hace un par de meses utilizaba unas cortitas de snorkel, pero Sergio Castillo me regaló unas palas de fibra de carbono SPETTON que son las que utilizo ahora. Imagínate, no hay comparación entre unas y otras.

 

 ¿Nos puedes contar algún truco que hayas aprendido o que hayas descubierto sola que pueda ayudar a otros pescadores?

 

      Debo reconocer que tengo la enorme suerte de estar rodeada de grandes profesionales de los que estoy aprendiendo prácticamente todo. Pero como curiosidad, y ya que en una de las preguntas anteriores has hecho referencia a la problemática que podemos tener las chicas con el fusil, puedo comentarte que al principio, después de las jornadas de pesca, me salían hematomas en el pecho debidos a cargar el fusil. Ya sabes, es una zona delicada para las mujeres así que descubrí que si apoyaba la culata en la hebilla del cinturón de plomos al cargar el fusil, no tendría que usar el pecho. Esto me resulta muy cómodo ya que yo me coloco el cinturón un poco más alto que los chicos, por encima de la cadera. Al tener la silueta del cuerpo de mujer, si lo pusiera debajo del hueso de la cadera, se escurriría, entonces lo coloco en la cintura y por ese mismo motivo me resulta muy cómodo cargar ahí.

 

Participaste en Noviembre con un equipo en el  I. Open Solidario Ciudad de El EJIDO en Almería, cuéntanos tu experiencia....

 

     Sí, fue una experiencia buenísima. Nuestro objetivo era simplemente pasarlo bien y la verdad es que disfrutamos como niños pequeños. Yo llevaba entrenando apenas un mes así que imagínate... La primera vez que tuve una jornada como pescadora que no fuese a nado fue en el propio campeonato. Estuvimos por orilla y apenas teníamos marcas pero fue una pedazo de experiencia. Desde mi punto de vista, el campeonato estuvo muy bien organizado; Además, fue un encuentro bonito, asistieron pescadores de toda Andalucía y de otras partes de España, y tuvimos la oportunidad de compartir, conocer nuevas caras y pasar un fin de semana reunidos. 

 

Por último, ¿por qué la pesca submarina?, ¿qué te ofrece este deporte que no te hayan ofrecido otros?

 

     Puede sonar un poco raro pero… creo que yo no he elegido la Pesca Submarina sino más bien al contrario… Como te he comentado antes, mi infancia ha girado siempre en torno a este deporte. Recuerdo ver la encimera de mi cocina llenita de pescado, estar jugando en la playa deseando que mi padre saliera y ver las piezas, yéndome con él en el barco y jugar con pulpos mientras él seguía pescando, reuniones y comidas de pescadores en casa en las que normalmente se abren dos líneas de conversación totalmente distintas, la de las mujeres y la de los hombres… yo siempre me he decantado por ellos, escuchaba todo lo que decían, las historias que contaban, me encantaba estar ahí. Así que bueno, naces y echas raíces en el mar hasta que llega un punto en el que lo haces tan tuyo que no concibes la vida sin su presencia.

                       

       Teresa con su primera captura, una brótola.

 

 

                  FUENTE:  FRANCISCO MARTÍNEZ CAÑADAS

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Manuel Francisco Sanchez Vasco